Barro policromado

264 Views 0 Comment
_MG_9875

Alba Noemí López
Sergio García Aguilar
Barro policromado
Ocotlán de Morelos, Oaxaca

Existen tradiciones familiares muy arraigadas, cultura y conocimientos que se heredan, y cuando ese primer núcleo se ensancha y se forman nuevas familias; los nuevos miembros van integrándose, perteneciendo, y los conocimientos y tradiciones se amplían y enriquecen. Éste es el caso de Alba Noemí López, quien, casada con Sergio García Aguilar y madre de tres hijos, a través de la diaria convivencia con su suegra aprendió la técnica del barro policromado que ha brindado fama a Ocotlán y, particularmente, a la gran familia de los Aguilar.

_MG_9980

Con el tiempo, Alba no sólo ha conocido la técnica para elaborar estas bellas piezas de cerámica sino que, además, ha aprendido a amar esta labor y a poner en ella su corazón. De este modo, los varios concursos de artesanías ganados con sus creaciones constituyen parte del patrimonio de su hogar y su familia.

_MG_9834

Una poderosa razón para ello es que elaborar estas hermosas figuras conlleva todo un metódico trabajo. Primero, para obtener la materia prima ideal, debe excavarse hasta una profundidad de aproximadamente 5 metros, cerca del río. El barro obtenido se pone a secar y con él se forman pedazos (“torromotos”) que luego, ya secos, se golpean con un palo, para romperlos, y cada uno se pone a remojar todo un día para darles consistencia.

Luego, se amasan con los pies (“Así se aprende y así se hace”, afirma Alba), para lograr una textura como de plastilina. Después, con una herramienta conocida como “azotador”, el barro se expande. Y entonces comienza la creación.

_MG_9840-copia

Generalmente estas figuras se inician con una forma cónica básica. Luego, con rollitos de barro (“molotes”) se va dando forma al cuerpo. Para hacer los detalles se utilizan espinas de maguey o artículos cotidianos como cepillos de dientes, palitos, etc. El mismo barro se usa para fijar los añadidos, y en ocasiones se utiliza alambre. La creatividad de los artesanos no tiene límites, pues su inspiración es su entorno: las señoras del mercado, las tradiciones, los saberes, la vida diaria… tantas cosas.

_MG_9887 _MG_9891

La hechura de una de estas piezas puede durar hasta una semana, pero el clima es muy importante: si hay sol al dejar secar la pieza, en 4 días estará lista para hornearse. Se usa un horno tradicional de leña, y puede saberse que la pieza está cocida sólo por el color del fuego: rojo vivo. Luego, la leña se retira para no ahumar las piezas. Después viene el decorado, que se hace con pintura vinílica de vivos colores. Alba explica que en las miniaturas resulta más complicado el acabado que el modelado.

Alba ha enseñado y motivado a sus hijos para continuar preservando la tradición, pues cree firmemente que mantener la riqueza cultural en su familia y su comunidad es un acto de compromiso y resguardo del conocimiento pero, también, es un acto de amor.

_MG_9980 _MG_9983

 

Guardar

Guardar

Guardar

Barro policromado de Ocotlán from Raíces de la Creación on Vimeo.

0 Comentarios

Deja un comentario