Bordado tradicional de San Antonino

966 Views 0 Comment
bordado tradicional "hazme si puedes"

Antonina Cornelio Sánchez
Bordado, vestidos tradicionales
San Antonino Castillo Velasco
Ocotlán de Morelos, Oaxaca

Nacida en San Antonino Castillo Velasco —siendo parte de la tercera generación en su familia que conoce y practica la antigua técnica del bordado tradicional de la localidad—, desde los 8 años hasta hoy, junto a sus cuatro hermanas, Antonina Cornelio ha dedicado su tiempo y su vida a esta bella pero laboriosa artesanía.

_MG_0107

Desde pequeña, Antonina observaba atentamente, y aprendía, cuando su madre dibujaba las flores que luego bordaba en las blusas y vestidos que, sobre pedido, llevaba en tren a la Ciudad de México. La paciencia, el tiempo y el amor que su madre dedicaba a la labor la motivaron a continuar con la tradición de crear delicadas y bellas imágenes en la tela. Pero también la impulsó su gran gusto por las flores: Antonina ama las angelinas, pensamientos, rosas, claveles y aretillos, cuyas figuras y armoniosas combinaciones de color plasma en sus bordados.

_MG_0155-copia Bordado, dibujo y hazme si puedes

La popelina ha sido la tela que en la tradición de esta localidad más se ha adaptado para bordar con hilo tipo seda; sin embargo, Antonina ha comenzado a experimentar con otras telas como lino y rayón. Con paciencia y dedicación, como aprendió cuando niña, en cada vestido y en distintas telas combina diferentes técnicas de bordado, deshilado y tejido; y particularmente, una técnica llamada “pepenado”, mejor conocida como “Hazme si puedes”, característico de San Antonino, y mediante el cual se elaboran figuras de niños y niñas tomados de la mano (que simbolizan la unión de la familia), rosas de castilla, rosa “X”, “palitos” y hasta nombres. Pero especialmente, las representaciones y significados que cada artesana plasma en las prendas forman parte del valor sentimental y artístico único de éstas.

_MG_0054-copia Nuevos diseños

Un vestido se compone del “cajón”, que es la parte del cuello. Las mangas —que llevan un acabado con tejido de gancho—, el redondo, el delantero, y la randa se bordan por separado. Los vestidos de San Antonino se confeccionan en tallas chica, mediana y grande, pero la complejidad y el tiempo que la labor implica no dependen únicamente del tamaño: un vestido tradicional fino, por ejemplo, puede tomar desde seis meses hasta todo un año, y en su hechura participan de seis a ocho artesanas que son comadres, amigas o primas, cada una de las cuales colaborando en su propia especialidad: el deshilado, el tejido, el “hazme si puedes”, o unir las piezas con la máquina de coser, entre otras.

_MG_0068-copia

Antonina tiene particular preferencia por dibujar las flores, cortar la tela y planchar el vestido terminado, pues los pliegues y tableados son elementos muy importantes para que el bordado luzca, y a ella le gusta el resultado de su trabajo. Con frecuencia, durante la confección de una prenda, desde las diez de la mañana y hasta las siete de la noche Antonina trabaja casi sin descanso, desgastando su vista, sus manos y su espalda. Llega a cortar y dibujar hasta 30 prendas por semana, pero en cada una deja parte de su corazón, porque es su deseo que la tradición prevalezca.

Recientemente, Antonina ha comenzado a aplicar el bordado típico en otros productos, como carteras, bolsas, servilletas, rebozos, manteles, etc. Esta búsqueda de nuevos caminos y la pasión con que realiza sus creaciones la han llevado a ganar concursos nacionales y a mostrar con orgullo su trabajo desde el año 2010.

_MG_0094-copia_MG_0078-copia

_MG_0080-copia

Generosa, Antonina comparte su conocimiento e intercambia ideas con otros artesanos, ya sea de textiles u otros materiales, fortaleciendo su experiencia para la preservación de los elementos que conforman la cultura de su estado y su país; pero sobre todo, para preservar un legado de vida que nutre, desde hace muchas generaciones, las raíces de su familia y de su comunidad.

Bordado tradicional de San Antonino from Raíces de la Creación on Vimeo.

 

0 Comentarios

Deja un comentario